sábado, 6 de marzo de 2010

A LA SALIDA DE LA ESCUELA


Graciela Lecube-Chavez

© 2010



A la salida de la escuela, cada
niño da con su mamá porque
sabe en qué sitio va a estar
de lunes a viernes sin fallar.

Una parte del día acaba
en el abrazo que se dan
-un abrazo como dos no hay-
y otro episodio comienza ya.

Es esa seguridad y confianza
lo que cada día los une más
y si una tarde no la ve de
inmediato, ¡qué desesperanza!

Pero no, allí está ella como
siempre, cariñosa y anhelante,
y si una tarde tarda en verlo,
su ansiedad es desesperante.

Son tal para cual y es hermoso
ver que cada uno respeta el lugar
que tiene: la mamá enseñando
y su hijo aprendiendo, amoroso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Este poema es un retrato
de mi hijo Alexito y yo.
Nos sorprendio a los dos
y nos vino a gustar mucho.

Aurora de B