domingo, 29 de mayo de 2016

Adivinanzas


Soy una bola grandota,
que gira constantemente,
y que desea saber,
dónde meter tanta gente.
Si ya sabes quien soy yo
eres muy inteligente.

La respuesta se dará el próximo domingo.



Respuesta de la adivinanza anterior



Alto, alto como un pino,
pesa menos que un comino.



El  humo




Para más adivinanzas visita 

sábado, 28 de mayo de 2016

EL SUBMARINO


Graciela Lecube Chavez

© 2016


De todos los juguetes para varones
mi preferido es el grisáceo submarino,
que largo y estrecho a puros sacudones
avanza entre corales y peces marinos.

Duermo en alta y estrecha "camilla",
de perfil apenas si puedo transitar
y si "algo" se avecina, oigo una cornetilla
tan estridente que quisiera volar.

Si supieras las veces que me veo nadando
en las heladas profundidades del mar,
pero yo no soy niño de quedarse pensando
sino que prefiero reaccionar y actuar.

Me voy a la cocina, de leche lleno ligerito
un vaso bien alto y un trozo de chocolate
le zambullo, que queda flotando quietito
para que de un mordisco no lo arrebate.

Me divierto de lo lindo en este ambiente
donde doy rienda suelta a mi imaginación,
sin torcer ni romper nada de lo que tiente
a formar remolinos de tremenda confusión.

Por eso, me inventé con mucha astucia
un submarino hecho todito de chocolate,
para poner punto final a cualquier angustia
creada por no se qué, trate de lo que se trate.

jueves, 26 de mayo de 2016

Cuentos Infantiles


Estos cuentos han sido seleccionados y adaptados especialmente para los niños que están aprendiendo a leer. Los cuentos han sido adaptados por Lilly C. de Cueto y Virginia Taboada de Wrobel. El ilustrador es Daniel Sánchez Davey.
Para leer el libro hazle click aquí.

Con el botón (+) podrás leer el libro mucho mejor. Usa el botón (-->) para voltear las páginas

miércoles, 25 de mayo de 2016

La Luna y el Sol



Hace muchísimo tiempo, la Luna quiso quedarse de día para ver que ocurría y descubrió a los niños en los parques y en las plazas, siempre existieron los parques y las plazas para los más pequeños, y sintió su corazón de madre rebosante de amor lunar; pero el Sol se enojó tanto que la echó furioso haciéndola llorar gotas plateadas, que se transformaron en maravillosas cascadas. 


La Luna, que se había enamorado de los niños, pensó que para poder verlos tenía que hablar seriamente con el Sol y ofrecerle un negocio; le ofreció pagarle con estrellas, o alguna constelación lejana o la vía láctea completa, con tal que la dejara mirar. Pero el Sol, que es muy, pero muy odioso y se cree el Rey de todo el Universo, se volvió a negar y la hizo llorar de nuevo, fue cuando se formaron los hielos eternos. 


La Luna insistió, insistió y ofreció entonces unas pequeñas lunas de regalo, que andaban girando alrededor de un hermoso planeta llamado Saturno, a eso le agregó el famoso Lucero de Belén. Pero el Sol, se siguió negando. 


Entonces la Luna se enojó y se puso delante de él tapándolo y el Sol por un rato quedó sin poder llegar a iluminar la tierra, así se produjo el primer Eclipse. Cuando la Luna pensó que ya era suficiente castigo para el orgulloso, se corrió dejándolo nuevamente brillar; pero él estaba tan, pero tan asustado, que aceptó gustoso que algunos días estuviera junto a él en el cielo, para que pudiera curiosear y ver a todos los niños del mundo jugar. 


Son los días en que milagrosamente podemos ver a la Luna y el Sol juntos en el cielo.


María Magdalena Gabetta
Copyright 2016

martes, 24 de mayo de 2016

¿SONÁMBULA YO?


Graciela Lecube Chavez

© 2016


Aunque dormida está,
Chelita salta de la cama
y camina sin decir nada
seguida por su mamá.
Al día siguiente Chelita
no se acuerda de nada,
mientras se duerme
pelando una banana.
Pasaron varias noches
sin ningún incidente,
cuando una madrugada
la familia entera despertó
por un ruido asustada.
Era Chelita en el baño
rapándose la cabeza,
empeñada en dejarla
brillante como un caño.
"Los sonámbulos son así",
dijo la abuela compungida,
a lo que Chelita explicó:
"¿Sonámbula yo? ¡Qué va!
Es algo que se me ocurrió
porque despierta estoy.


lunes, 23 de mayo de 2016

Simón y Pascual Rumbo a un Mundo Bilingüe


Azael Alberto Vigil 


© 2016


Rumbo a la escuela Mundo Bilingüe localizada en la zona Latina de Santa Mónica, California, se encuentran Simón y Pascual. Simón recién llegó a los Estados Unidos de Norte América proveniente de El Salvador, Centroamérica, y está ansioso por aprender a hablar en inglés.

- Hola ¿cómo estás? How are you? Dice Pascual amigablemente.
- ¿I’m fine, gracias y tú? Contesta Simón muy orgulloso de saberse defender un poquito en otro idioma.
- ¿Cual es tu nombre?
-Mi nombre es Simón.
- Yo soy Pascual. Nice to meet you. Gusto en conocerte.

Después de saludarse caminaron juntos un par de cuadras. Ya cerca de la escuela, Pascual, quien era una persona amable y de buen corazón, rápidamente se enteró que Simón estaba aprendiendo a hablar en inglés. Se recordó cuando él tuvo que aprender a hablar en español para poderse comunicar con sus abuelos en México por que ellos solo hablaban en español. Esta era la oportunidad perfecta para Pacual de desarrollar su fluidez en español mientras ayudaba a Simón con el aprendizaje de inglés.

- ¿Quieres que te hable en español o en inglés?-
- Prefiero hablar español por ahora. Estoy aprendiendo a hablar en inglés.-
-¡Magnifico!- Contestó Pascual a su amigo Simón. –Entonces te enseñaré cómo se dicen los días de la semana. Es fácil y divertido, solo repite después de mí.-
-Monday es lunes
-Martes es Tuesday
-Wednesday es miércoles
-Y jueves es Thursday
-Viernes es Friday
-Y sábado es Saturday
-Domingo es Sunday.
-¡Ves que facil es! Estos son los días de la semana, y los días de la semana son siete.Te das cuenta Simón que maravilloso es ser bilingüe: pensar y hablar en dos idiomas. Saber leer y escribir en español e inglés es como ver al mundo con dos lentes diferentes, es como conocer dos planetas distintos. Ser bilingüe, dice mi papá, es estar orgulloso de nuestras raíces hispanas y al mismo tiempo orgulloso de vivir en este lindo país que nos ha abierto las puertas para que alcancemos nuestros sueños. Cien por ciento de dos culturas loud and proud.

Mientras tanto, Simón escuchaba atentamente a su amigo Pascual y pronto, rapidito, se aprendió la lección de los días de la semana para mostrarle a su amigo que él también estaba orgulloso de ser bilingüe en este país. Ambos siguen aprendiendo uno del otro. Los dos tienen un futuro prometedor y planean ir juntos a la universidad.