jueves, 23 de junio de 2016

Gotitas de cariño y miel




Este libro fue escrito por Maritza Valle Tejeda. Elvira Ordóñez, prologuista del libro, dice lo siguiente: «La autora busca transmitir en cada fase una enseñanza, una fantasía, un suceso divertido o proyectar una luz que defina inquietudes incipientes y así va vertiendo apreciaciones constructivas y señalando un sendero hacia comportamientos positivos.»

Para leer el libro hazle click aquí.

Con el botón (+) podrás leer el libro mucho mejor. Usa el botón (-->) para voltear las páginas

miércoles, 22 de junio de 2016

La prima Vera


Isabel Arraiza Arana

©    2016



Ya llegó la prima Vera
con sus rizos despeinados
y su vestido arrugado
por la brisa mañanera.

Trae consigo lluvia fresca,
semillas, plantas y flores
y los pájaros cantores
que comienzan una fiesta.

Ha parado de bailar.
¿Ya se tiene que marchar?
Vera, no.  ¡Verano!
Prima Vera se marchó.



martes, 21 de junio de 2016

LA FUERZA DE DOS


Graciela Lecube Chavez

© 2016


Trepada a un árbol estaba,
aburrida del aburrimiento
cuando encontré a un búho
quizá tan aburrido como yo.
- ¿Qué le pasa?- pregunté.
- No lo sé. Y tú , ¿por qué?
- Estoy como usted, sin saber.
- Eso es lo peor, si te dejas
llevar por la imaginación
inventas cosas que no son.
- ¡Así es! Atrapada estoy
en la incógnita sin solución -.
- ¿Y por qué no sales de ella?
- Esperando estoy que alguien
me empuje de la sombra al sol...
- Espera, no sigas, no sigas,
que por estar igual los dos
habrá alguien que se atreva
a poner fin a esta situación.
- Lo esperaré, señor Búho,
porque ahora segura estoy
que en la fuerza está la unión.


lunes, 20 de junio de 2016

Katy y Su Peluche Colorin


Azael Alberto Vigil

© 2016


Llovía, llovía y llovía sin parar.
Los truenos y relámpagos aturdían la noche.
El viento susurraba su nocturno cantar.
Sumándole a la sombra su sombrío broche.

Llovía, llovía y llovía sin parar.
Parecía que el cielo inmenso se había roto.
Katy en su camita no paraba de temblar.
No podía dormir con tanto alboroto.

Abrazó fuerte su lindo peluche Colorin.
Y la calma y el sueño invadieron su almohada.
Las ranas cantaban su melodía en el jardín.
Pero Katy con su peluche no le temía a nada.

Después de la lluvia llegó el reposo.
Y como por arte de magia Katy se quedó dormida.
A su lado descansaba Colorin su oso hermoso.
Custodiando el dulce sueño de su amiguita querida.

domingo, 19 de junio de 2016

Adivinanzas


Por las barandas del cielo
se pasea una doncella,
vestida de azul y blanco,
que reluce como estrella.

La respuesta se dará el próximo domingo.



Respuesta de la adivinanza anterior

Salimos cuando anochece,
nos vamos si canta el gallo,
y hay quien dice que nos ve
cuando le pisan un callo.



Las estrellas 




Para más adivinanzas visita 

sábado, 18 de junio de 2016

TRADICIÓN CASERA


Graciela Lecube Chavez
 
©  2016


 
LA COQUETA era la tienda favorita de niñas,
jovencitas, y de abuelas como Violeta Macías
que una tarde de junio llevó de compras allí
a sus dos nietecitas. 
Cuando terminaron de ver los modelitos para
niñas de 6 años, la señora le preguntó a Tanya:
--¿Te gustó alguno?
-- Sí... éste... el azulito.
-- Pruébatelo y si te gusta mucho mucho, por ser
una niña buena te lo regalo para tu cumpleaños.

Cuando estaban en fila frente a la caja registradora
para pagar, una niña de su misma edad lloraba
a gritos, sin importarle que llamaba la atención.
-- Mamá, no voy a usar esa cosa que compraste.
¡Es horrible!-- Las hermanitas se miraron sin hablar.

En el taxi de regreso a casa, Naty, de once años, 
dijo como si fuera una señorona hecha y derecha:
-- Tu vestido es precioso y te queda perfecto.
Violeta Macías, mujer pensante y observadora,
apreció lo bien que se llevaban sus muchachitas.
 
Llegó el esperado cumpleaños y con él,  los amigos
con regalitos, listos para romper la piñata y comer 
helado y bizcocho. Violeta, confiada y serena llamó 
a las niñas que acudieron felices a su lado.
-- Corran, corran-- les dijo -- que les tengo una sorpresa:

-- El día en LA COQUETA rogué para que crecieran
con respeto y armonía, sin envidia y sin mentiras.
Tanya, a partir de este cumpleaños tuyo, tu hermana
también recibirá un regalo. Así, Naty, cuando celebres
otro año de vida,Tanya recibirá lo suyo".

Cerrado este pacto, abuela Violeta necesitó explicarlo: 
-- Yo no sé cómo comienzan las tradiciones, pero para mí
son promesas que se cumplen año tras año en la fecha
establecida. Fecha que no se olvida...¡ fecha que hace
falta en la vida para sentirse a salvo de las mentiras"!