jueves, 28 de abril de 2016

El niño que habita en nosotros

“Lo maravilloso de la infancia es que cualquier cosa es en ella una maravilla”.
Gilbert Keith Chesterton


 ©Ariadna Sanchez 2016



En mi opinión, abril es un dulce recordatorio sobre lo bello de la niñez.  A pesar de contar con más de treinta años, la niña que habita en mi interior  sigue tan vigente como cuando cursaba yo la primaria. Sigo jugando a la comidita, solamente que ahora lo hago con vegetales y frutas que semanalmente compro en el mercado. Sigo dando vueltas en la cuadra por las tardes con mi bicicleta, solo que en esta ocasión me acompañan mi esposo y mis dos hijos. Sigo mirando las estrellas que cubren el cielo por la noche y orando con la esperanza de que exista un mundo de armonía y de igualdad para todos. La infancia es sin duda una etapa dorada, donde se siembran los cimientos para el futuro. Simultáneamente, es el pasaporte con el cual se entra a la adolescencia y a la vida adulta.

Una niñez  donde impera el amor, el respeto, la tolerancia así como la comprensión tiende a inundar de positivismo la vida de un ser humano. El recuerdo más palpable y memorable de mi niñez es cuando mi mamá preparaba un rico estofado con sopa caldosa y arroz blanco para recibir a mi papá que llegaba de Estados Unidos. Mis abuelos, tíos y primos nos reuníamos alrededor de la mesa y merendábamos en familia. Hasta el día de hoy puedo percibir el humeante aroma del jugoso manjar atiborrando mis sentidos. Sin embargo, también hay experiencias que como niños te marcan. Recuerdo el fallecimiento de mi abuelo Lucio como un evento relevante en mi vida. Mi abuelo era un hombre cariñoso y atento con cada uno de sus nietos. El ser la nieta mayor, me dio la oportunidad de convivir de una manera peculiar con mi abuelo. Su dedicación hacia su trabajo lo convierte en un referente cuando de esfuerzo se trata. Vendiendo carne de puerco en el mercado local de Ejutla de Crespo, Oaxaca; mi abuelo me enseño que todo trabajo es digno. Que hay que amar lo que uno hace y sentirse orgulloso de quien eres. Esa lección se la debo en gran parte a mi querido abuelo Lucio Sánchez.

Ahora que soy madre de familia, valoro cada instante de la niñez de mis hijos. ¡Ser padre es un reto! Ya que sobre nuestros hombros recae una enorme responsabilidad de guiar, proteger e inculcar valores que sirvan como vehículos para un pleno desarrollo físico y emocional. La niñez se vive una sola vez, es una fase donde la inocencia es la protagonista y los caramelos son los invitados de honor. Un momento donde el universo parece descomunal y la imaginación no tiene limites. El juego, las sonrisas y también las lagrimas se llevan los premios estelares en el día a día. Vivamos pues una eterna infancia, recordándonos los unos a los otros que ser niño es el regalo más preciado en nuestro caminar sobre este planeta. De igual manera, tenemos el compromiso de hacer todo lo que este a nuestro alcance por los niños de la comunidad, de la región, del estado y del mundo para que logren su máximo potencial y una gocen de una felicidad plena. ¡Felicidades a todos los niños de Oaxaca, de México y del orbe! Recuerda que la lectura te da alas. Nos leemos pronto. 


miércoles, 27 de abril de 2016

¡Hora de dormir!



Es hora de ir a la cama.
Tiempo de dormir.
Un baño debes tomar
y en la cama descansar.
El pijama te pondrás.
Una linda historia
mamá te contará.
Esta es la rutina
que tu debes seguir.
Con mamá,
con papá.
o con la abuela quizás.
Cada día estos mismos pasos,
tu cumplirás.
¡Hora de dormir!
Y de descansar.
Y de soñar bellos sueños
que algún día,
tu alcanzarás.
Las hadas y los gnomos,
ellos te cuidarán.
Es tiempo ya.
¡Cierra tus ojitos!
Duerme ya.

Leticia Teresa Pontoni
Copyright 2016


martes, 26 de abril de 2016

LA MAGIA DE LAS PALABRAS


Graciela Lecube Chavez

©  2016



Me gustan las palabras por la magia
de sus letras, razón por la cual
no me canso de escribir a cualquier
hora en el momento que encuentro.

                                                                                                                                 
Poder juntar letras en palabras enteras
para transmitir una idea, me  eleva a
un pedestal que acepto complacida
por ser el timón que dirige mi vida.
                                          
                                
Arte es una palabra hermafrodita,
masculino en singular y femenina
en plural. Corrección es bipolar
con dos letras dobles: la “r” y la “c“.
                          
                                                                                                                                    
Y del mismo modo puedo seguir dando
otros ejemplos: reconocer es vocablo
palíndromo que se puede leer tanto 
de izquierda a derecha como viceversa.

                                                                                                                                     
La mayoría de las palabras, términos
o vocablos, guardan secretos mágicos
con los que tejen historias que atraen
y atrapan con la fuerza de su poder.



lunes, 25 de abril de 2016

El niño y el policía



Ilustración de Mara Price


Suleyma, 7 años de Sinaloa, México

Estaba en la tienda con mi mamá cuando miré un juguete que quería. Me quedé mirándolo por un tiempo. Cuando me di cuenta, mi mamá ya no estaba a mi lado. Me había perdido. Salí corriendo y vi a un policía. El me tomó de la mano y me llevó donde mi mamá. Ella al verme estaba contenta y yo también.


Israel, 8 años

Una vez un niño se perdió porque estaba viendo los juguetes. Salio corriendo por toda la tienda pero no vio a su mamá. El niño se puso a llorar. Un policía lo vio y el niño le dijo que estaba perdido. Al final, el policía llamó a la mamá del niño y ella lo fue a recoger enseguida. El niño estaba muy feliz.


Jocelyn, 8 años

Había una vez un niño que se perdió en la calle. El niño estaba triste y tenia mucho miedo. Un policía vino y el niño le dio su dirección. El policía lo tomó de la mano y lo llevó a la casa del niño. Su mamá cuando lo vio, salio corriendo a darle un abrazo. El policía fue muy bueno con el niño.

domingo, 24 de abril de 2016

Adivinanzas


Soy tan grande como el mundo
y con todo no me ves,
me tienen por vagabundo,
te envuelvo ancho y profundo
de la cabeza a los pies.


La respuesta se dará el próximo domingo.


Respuesta de la adivinanza anterior


De la tierra voy al cielo
y del cielo he de volver;
soy el alma de los campos
que los hace florecer.


El agua




Para más adivinanzas visita 

sábado, 23 de abril de 2016

CUENTOS PARA REIR

Graciela Lecube Chavez

©  2016




  
Manolo: Mis primos me tiraron 
a la piscina sin pensar cómo me iban
a sacar de allí. Llegado el momento se 
ingeniaron para hacerlo, hasta que el más 
pequeño de todos gritó entre risas: 
“Miren cómo lo sacaron: ¡mojado!”

Alicia: Cuando la maestra preguntó
qué animal tenía más dientes , yo
dije satisfecha: “¡El ratoncito Pérez!”

Tita: Mis abuelos compraron un televisor.
Cuando les pedí permiso “para verlo”, abuelo
me recordó: “Sí , lo puedes ver, pero sin encender”.

Dora: Para mis 7 años soy inteligente , pero hay 
cosas que no entiendo . Mi hermano mayor sueña
con un auto de siete caballos de fuerza.“Si sacas
a la familia a pasear no habrá  espacio para todos”,
comenté preocupada y todos se rieron con ganas.

Pichón: En el cumpleaños de  Samuel
comí y comí hasta dejar las bandejas
vacías sin decírselo a nadie, pero mami
supo que yo fui el glotón porque entraba
y salía del baño toda la noche.